sábado, 1 de enero de 2011

uno de enero

.
.
Dejamos crecer las horas últimas
con severo disimulo, haciendo solo
lo que había que hacer, fingiendo

lo justo, necesario para ser tan bienvenidos
al reparto anual de beneficios.
.
Comimos con desdén las uvas (precio abusivo)
después de amarnos con la única luz
de un televisor de plasma de 40 pulgadas
y al rumor de jadeos y esemeeses, espasmos y bocinas
le siguió una pereza largo tiempo demandada.
.
Así, sin cuentas pendientes, mano y piel,
fiel obelisco, sabor a mango en los pliegues
que retocan la estructura de una diosa, así
con permiso del horóscopo y los planetas,
los relojes, la pasión bien entendida, las mujeres,
así, uno de enero, año con año, pasa la vida.
.
.

7 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Estaba escribiendo un poema, con el ánimo del año nuevo, tan similar a tu ánimo, querido Eloy, que mira como terminaba:


"ser contigo esa vida
que pasa".

Tu poema me ha encantado, además de reflejar tan bien lo que muchos pensamos.


Cuánta empatía, amigo mío.

Te sigo debiendo un libro.
Besos!!!

Sara Royo dijo...

Así pasa la vida, año a año, minuto a minuto. Pues disfrutémosla y sigue escrbiendo de esa dulce manera q tanto me gusta.
Un besico.

Meri Pas Blanquer dijo...

Con sabor a mango en los pliegues se puede empezar el año de manera prodigiosa.

Buenísimo.

Laura Caro dijo...

Me gustó mucho tu forma de expresar lo que muchos o todos sentimos ese día.
Un abrazo, Eloy.

María Socorro Luis dijo...

Asú, sin més, amor, ternura y buenos versos... Qué más?...

Y que siga así todo el año.

María Socorro Luis dijo...

perdón, sin más

Cita dijo...

Tú también odias la noche de fin de año?? jejej
Yo este año en lugar de comer uvas he comido lacasitos, si funciona te lo hago saber para que me copies

Besos

Cita