lunes, 22 de julio de 2019

Perdido



Me perdí el rayo
el trueno y el relámpago
la noche hirió los candados
y no hallé la séptima puerta.
Me perdí entre dos columnas
y eran tus muslos hambrientos.
Como el animal herido de incertezas
como el pájaro mojado en tantas lluvias
como el río discontinuo
renacido en las distancias
soy y fui
afluente de cenizas
cauce de las horas turbias
que no regresan al líquido
fluir de las desembocaduras.
Tiene que haber en algún lugar
una señal insomne y roja
puede que ovalada
tal vez con luz intermitente
para que yo sepa
para que yo distinga
para que no me pierda
y sepa
lo que tengo que hacer para ser
exactamente tal
y como tengo que ser.
Me he perdido el concepto
el tema el mensaje y la manera.
Me pierdo en el primer verso
y este poema se atrofia.


viernes, 12 de julio de 2019

Ráfaga



Dame un cielo con alas, un refugio,
dame la sed, la edad que no tuve una vez
hace tanto, dame la palabra certera, el gesto
que me despida del amor por unos
segundos, dame el vértigo y la utopía,
la fuerza necesaria para sentirme fuerte
cuando estoy y no estoy o no soy
ese que oscuramente ocupa mi cuerpo cansado.
Dame la brava trenza invisible a los otros,
los labios desbrozando, la lengua
como instrumento de urgencia,
la palabra nosotros para los siempres
en camas king size flotando en el centro de los lagos.




viernes, 5 de julio de 2019

La quietud


Es fascinante
la quietud cuando
respira y es miércoles
y los patios están desnudos de niños.
Equidistantes
la pereza y el tedio
una manta ocultacuerpos
de colores sobre el lienzo
que despliega la tarde en ochos
recién dibujados al vacío.
No pasa un avión ni hay un pájaro
en esta leve pasta de nube
en qué se ha convertido el día.
Voces en el extremo del ensueño.
Haces de luz tenue
sobre el eterno vegetal.
Solo la presencia de las lilas
es un manifiesto hedonista
un recuerdo necesario
de la utopía por arder



lunes, 1 de julio de 2019

Sin orden



Decide un punto alargado en el que
el verso se rompa
un encabalgamiento entre
tu dorso y mi planta

Elige un paréntesis
que chirríe al cerrar
una cama sin lona
donde ondularnos los huesos

Toma una emoción
por sus bordes más eléctricos
dale la vuelta con un dos
retorna a la casilla del inicio
y espérame allí

Habla sin gestar un gesto
bebe de pronto y sin excusas
voy a besarte con ganas
me sobra una hora y yo quiero



domingo, 23 de junio de 2019

Incondicional


En la cocina
mientras preparamos la cena
me pregunta cuál es para mí
el sentido de la vida.
Yo, sin dudar, le contesto:
el amor
incondicional
dar amor sin esperar
nada a cambio.
Me mira un instante
tan largo como un paréntesis
y no sé qué será de nosotros
a partir de ahora.
Mentiría si dijera
que reímos como dos
amantes al final de la noche.




lunes, 17 de junio de 2019

Tarde


Siempre es demasiado tarde.
Llego a la playa y la playa no está.
Los turistas cambian de sombrero.
En sus panzas rebosa una mentira.
Dentro de este silencio hay otro silencio.
El viento rompe la estadística de las nubes.
Una mancha inmensa gris es el cielo.
Esta hora tiene un último minuto.
El árbol de la vida aún me cobija.




miércoles, 12 de junio de 2019

Me he perdido



Me he perdido en la larga trayectoria de tus ojos.
Soy lo puro, también lo gris, lo hondo.
En tu lengua de llovizna, me reconozco.
Fui yo, fuiste tú, nos rendimos
a la llave, también al turno, al pensamiento.

Me he perdido. Me pongo perdido.
La plusmarca de las aves de paso es un desvelo.
La carne nos vuelve a completar.


jueves, 6 de junio de 2019

Fiestas patronales



Me habéis dejado solo con la barba teñida en abedules
de no volver a verte
con la limpia pregunta que sutura el disparo
en noches extras de vómito y esquina
me he quedado solo en la puerta
con dos copas en la mano y un guardia
de seguridad impreso en vinilo a dos tintas
volteando la cabeza como un orangután preso
como un jardín después de las fiestas patronales
rodando a terraplén por las angostas
callejuelas donde todo es orín olido
a muchedumbre y a alcohol demasiado caro
me he visto tan solo que busqué otro
lugar a que aferrarme
se diría que con un corazón cuarteado de abismos
rodeado de congéneres que no aciertan
a atisbarme detrás de sus gafas unívocas
la blancura de las carpas es una centella de cieno
en mi córnea de moscas imaginarias
busco un latido de pájaro que me perpetúe
pero no hay cielo pendiente
tras esta cascada de edificios.





jueves, 30 de mayo de 2019

18/03/2018 16:44




Me está vedada la melancolía.
La nostalgia persevera
con su caliente invierno y esa mortaja amable..
Yo tengo mi agujero de cielo como lienzo.
Allí intento poemas, barro las hojas,
leo en las nubes cartas tuyas que no me llegan
y aprendo el lenguaje de los pájaros.
Adivino el destino de uno
de cada siete aviones,
riego las macetas cada tanto por ciento,
a lo lejos escucho
la sinfonía inacabada de la ciudad insaciable
y yo me recojo en mis toallas de colores
veo el mar como una estrategia probable
y espero que regreses del mundo y sus heridas.




miércoles, 22 de mayo de 2019

Angry



¿Quién es Dow Jones? ¿Alguien le conoce aquí?
Aquí donde el asno vio al ángel
y el sonido de teclados era un himno aterrador.
Junto a las cortinas del desierto aquí
están ardiendo las biblias
en rescoldos teñidos de gris carne
con hastío de fuego y hambre de fuego
pero una niebla yonki de hidrocarburos
va a llegar con saña desde el más allá.
El telepredicador escupe gasolina negra reciclada
sobre las sonoras lilas inmortales.
La última matanza se ha cobrado al contado
con vidas descosidas del aura universal.
Respirar los bienes obtener los dioses.
Culpa o trato. ¿Qué hay detrás de la verdad?
Una habitación vacía de motel barato
TV Show Late Night
La postrevolución también será patrocinada
angry angry angry angry angry
... shot



viernes, 17 de mayo de 2019

Ciclos



Pido la vez una vez más
alzo un silencio como una torre erguida
por todas las civilizaciones que nos precedieron.
Estoy en el centro del amparo
con las manos abiertas hacia el abrazo.
Bajo la atmósfera extendida de lo real
los hurones plantean corredores
movedizas tierras que a mis pasos
muerden dedos en las botas de los invitados.
Más lejos que la palabra amor y todas sus declinaciones
está el efecto nocivo de algún planeta recién segado.
Más allá del eco en las voces huecas
bandadas de aves se aprestan a partir
en busca de la playa sin himnos
donde anillarse al ciclo de las repeticiones
.



miércoles, 8 de mayo de 2019

Ana



L'Ana es desperta amb la força d'un arbre
a la vora la mar.
Sota una ombra clara
les seues ulleres de plata m'interroguen:
on estàs? Salva'm!
L'Ana busca la mida de totes les coses
es lleva la son del damunt
amb un tast llarg de futur
entra a l'ascensor cada nou dia i no pot
deixar de mirar el seu rostre al mirall
cansat i tan bell.
L'Ana es talla els cabells i poc abans
quasi es adorm
mentre unes mans amigues
li renten el pèl.
Surt al carrer i el sol
és un regal al seu cos
bategant de preguntes.
Ara estem a la platja
la serra ens envolta com un anell buit
i és un tresor aquest
capvespre de març.
Els còdols ens miren amb condescendència
un vetller s'acosta
a aquest petit país mineral
on som i estem
ella llig i jo escric
aquest tall d'història inexistent.
L'Ana s'alça i diu: Tornem?
Jo agafe la motxilla i li aprope
l'ampolla d'aigua.
Fa un glop etern. Les gotes
li taquen els pits. Un avió
solca el cel cap a un indret
desconegut per a nosaltres
i quan girem la vista
cap a terra
amb la mirada del narrador
sorprés
ja no hi som
ja no hi estem.
.

Primera conjugación



Perdurar
como los árboles hacen bosque
y el dolor cuando avanza.
Levantar la palabra
hacer con ella un crepúsculo
establecer el amparo.

Ser testigo y testimonio.
Dejar en legado amor
a quienes nos sobrevivan.
Abrir las fuentes
para que el agua busque cómplices.
Construir puentes
fabricar raíces
que se arracimen a la tierra.
Amar.



jueves, 25 de abril de 2019

Siempre nos quedará París, Texas

.
Seis notas de slide y un bostezo.
Respiro polvo comanche
mientras camino este sueño
ingrávido de dos lunas
en horizonte plano secuencia.
Los caballos rebeldes se reúnen
a la luz de hogueras tenues
en la gran noche americana.

Yo veo peces planos volar
por los voraces desiertos
de Arizona Dream.
Soy aun más flaco que Travis
más adusto y pendenciero.
Mis piernas son dos torres motoras
me llevan desde el silencio al poema
bordeando las highway y los drive in.

Me enamoré de Jane Henderson en 1986
en aquel cine que ahora
es un herbolario para pijos.
Del motel que ya no existe
queda una crónica por escribir
dos amantes dos espacios dos tiempos
la velocidad que marcara Ry Cooder.
Y del vestido rojo
tras el cristal de un peep-show en Houston
me llega tan solo
un recuerdo daltónico
una más de las huellas vitales
de quienes pasaron antes.

Ahora que amanece en cualquier
hipocampo del mundo
dejaré las llaves bajo la estera del porche
y pondré un cactus en la tumba
de Lucky Dean.



martes, 16 de abril de 2019

En febrero



El día se puso extraño con un anuncio de volcán
su traje de galleta y saliva
para despertar del sueño al escarabajo.
Con la tonada letanía de voz austera
febrero puso el sol en el esqueleto de unos labios
ávidos de bocas con que concretarse.
Aquella flor blanca perdió sus pétalos en el lejos
justo cuando el traslado de las sillas
alcanzó el ángulo descrito
por las sombras arcanas de nuestras constelaciones.
¡Qué extraña fluidez de tránsito! ¡Qué limón
tan excelso en su rutina! Qué otra noche
espera la huella, qué tanto, qué cuando, qué todo
cuál es la hora a la que dejar tributo?




martes, 9 de abril de 2019

Relato


Este es el relato:
caminamos paralelos
a la horizontal del mar
-son las tantas menos cuarto-
las manos no se tocan
hasta después del almuerzo.
El sol es un resquicio de calor
en nuestras nucas.
Nos embarcamos en buques varados
el salitre del tiempo nos golpea
a cada cambio de espumas.
El timbre de la luz crepita.
Nos acostamos sedientos
erosionados y bellos.




jueves, 4 de abril de 2019

Otro milagro



Luz nívea de nuevo ciclo
repetición de la hojas.
Claridad de recta alameda
uve de aves en el cielo escribiendo
el vínculo. Pronto las botas
de andar pronto
los trigales infinitos los
blancos almendros
la hora marchita ya blanca
de tanto menguar.
La umbría y la solana
los girasoles hambrientos
las curvas en la mirada
estaciones en las que albergarnos
pacientes insumisos
tensos viajantes hacia el barro
mano con mano
en defensa mutua.




martes, 26 de marzo de 2019

Sin resurrección



Breve letanía de disparos
el cielo será mañana un disco rojo.
Acepto la lentitud
la escala diminuta de mi ubicación.
El viento derriba estructuras vegetales
y un camión de luces subversivas
intenta la curva con un movimiento equívoco.
Todo está en su sitio
el orden se desbarata por horas
me crece un verso mudo en otro planeta
cuando la noche arrolla la luz
con su práctica y su ciclo.
Las calles repiten la cuadrícula
son masas varadas de carne prescrita
pero mis ojos necesitan nuevas normas
para leer las horas del sueño en las paredes de enero.
Son cráteres sin niños las plazas
masas urgentes de la desolación.
En mi voz hay una sed que no traga
arterias con barro en los muelles
que abaratan la filiación distópica
de esta nueva concepción de nube.
La vida camina del revés y no lo sabe.
Me deshabito cuerpo esquivo en alma fósil
acaricio el papel como ferviente espada
y miro al pájaro de espuma
instantáneo atravesar el plano de mi córnea
operativo imperfecto y sin resurrección.

jueves, 21 de marzo de 2019

Inacabado



Ráfaga. Ala de ave. Aullido.
Hojarasca. Luz
de fiesta mayor.
Escribiría: “Ahora
-manos abiertas
al perfil que me limita-
ahora diez años
los sueños mudos
se desperezan.”
Repliegue. El gesto del papel
me enarca. Imagino
la senda, la encrucijada.
El ombligo es el pozo
del misterio. Mis dedos
rodean su aura.




viernes, 15 de marzo de 2019

Reseña de Joan Pinardell a Diario inacabado de una despedida







Me llega la primera reseña de Diario inacabado de una despedida (Ed. Tigres de Papel). Joan Pinardell hace una lectura profunda, desgrana sus impresiones con una claridad expositiva que le caracteriza y desde su gran corazón comparte el cómo y el qué de unos poemas que son "Memoria sagrada que se bate con la despedida. Esencia inmortal que lidia con el olvido y el vacío."
Gracias, Joan.


DIARIO INACABADO DE UNA DESPEDIDA
DIARI INACABAT D'UN ADÉU
Eloy Sánchez Guallart
Edición bilingüe
Editorial Tigres de Papel


Ved de cuán poco valor
son las cosas tras que andamos
y corremos,
que, en este mundo traidor,
aun primero que muramos
las perdemos.”

Jorge Manrique



En edición bilingüe y con una cuidada maquetación la Editorial Tigres de Papel nos presenta el nuevo poemario de Eloy Sánchez Guallart, autor de Manifiesto asténico, (su ópera prima) y de Como soles patagónicos, poemarios ambos que fueron publicados por la Editorial Unaria.

En esta nueva obra, Eloy Sánchez Guallart, sin abandonar su riqueza de imágenes, tan característica de su manera de decir, (siempre tan dispuesto a lidiar con lo onírico-siempre expuesto a la revelación instintiva y no menos colorista), se sumerge en una poesía íntima cuyo sortilegio tiene como resultado un estremecedor equilibrio entre la forma (la manera de decir) y el contenido (el sentido de lo dicho).

Es una poesía viva la de Eloy capaz de dilucidar los signos latentes que esconde la cotidianeidad humana. Por eso desde este Diario Inacabado, el poeta nos revela su dolor, tanto físico como espiritual, su desesperación ante la sordidez de la sombra, de lo borroso, de lo que se ha marchado aunque siga presente, la perplejidad ante la futilidad de la vida, la violencia pasiva con que la enfermedad rubrica el devenir humano, la desmemoria criminal que asedia a los seres queridos condenándolos a ser meros objetos.

Desesperanza, exasperación, enojo, son frutos de ese árbol que mira al otro partir. Pero en la fragilidad desmemoriada de esas escuálidas ramas cansadas encuentra el poeta el amparo de otros árboles. El consuelo de sus recuerdos. La vida sigue siendo bosque, la vida se sostiene con manzanas de amor, con limones de cariño, con almendras de nostalgia que son como rosas/rocas de memoria y de esperanza que, cada mañana, abren su corazón y lo tienden frente al mar, y eso es algo que el poeta, ni quiere ni puede acertadamente en su obra, obviar.

El peso, el terrible peso del dolor ajeno, más pesado a veces que incluso el propio, se confronta en el poemario con la amorosa ternura que desprenden las cosas amenazadas. Y desde la fragilidad, el amor y la evocación aparecen en la poesía de Eloy los atisbos de un intento por asir lo que se escapa. Memoria sagrada que se bate con la despedida. Esencia inmortal que lidia con el olvido y el vacío.

Joan Pinardell





jueves, 7 de marzo de 2019

Presentación de Diari inacabat d'un adéu / Diario inacabado de una despedida


El viernes 1 de Marzo presentamos en La Bohemia Diari inacabat d'un adèu / Diario inacabado de una despedida, libro bilingüe dentro de la colección Babel que edita la editorial madrileña Tigres de Papel.


















































miércoles, 13 de febrero de 2019

La vergüenza


Si la sal en la bisagra se come la madera
si umbilical es el blanco del techo de una madre
saltan las corrientes el flujo transparente en la matriz
desemboca la carne en un estuche de harapos
forzada la palabra por la fuerza de la iniquidad
si la confusión la vergüenza los paños en el pelo
la herida circadiana que no evita la sutura
luz lechosa astillada hasta el bulbo
donde las piernas se arquean a brutal envergadura.







lunes, 4 de febrero de 2019

La Nou de Gaià



Puede ser algo tan simple como
botas sendero el mar y un faro
sol de enero en la nuca un castillo
al que golpean las olas.
De regreso a la casa me descalzo
enciendo la chimenea
con hojas secas que se me pegaron a las suelas
y abro una botella de vino blanco
que reparto en dos copas.
En el viejo reproductor de cd's
Tom Waits entona una balada beoda.
Cosas simples tan extraordinarias
bocados de tiempo robado
al Gran Inútil Demiurgo
trucos de trilero inhábil
para aferrarme raíz a la tierra.




domingo, 27 de enero de 2019

FelizAñoNuevo


Entre la vigilia
y este medio sueño que el sol me fabrica
asisto al silencio en la huerta colonial
cierro el ojo izquierdo al destello
inflado de una torre telúrica
las piernas del helecho gotean humedad
el día crece a paso de langosta
cuento cero nubes y respondo
a los clicks con símbolos pueriles
se ha manchado un libro de escarcha al caer
desde esa altura de pájaros
encuentro en los bolsillos una extrañeza nueva
una pulsión asocial limpia de pretendientes
con la que abro y cierro la puerta del mañana
brotes de vidrio resuenan en la calle
y una pantera cruza el puente bastardo
de la ciudad que aún no despertó.


lunes, 21 de enero de 2019

Vínculo y armonía



en un bosque las alas los vínculos
las sombras bajo un cielo protector
musgo en las piedras del bosque
y el ala vertiginosa de un colibrí
sol húmedo los viernes
en el bosque tu silencio y mi silencio
son una cuerda de la que hay que tirar
los animales los ciclos
de la vida anterior y de la nuestra
sonidos ciertos en la noche de los tiempos
del bosque de la utopía probable
-las estaciones del bosque
nuestra mirada al futuro-
donde el río inapelable
las copas mirando a los iguales
esa noche en que todo
es un crepitar de vida
las ramas las hojas las razas los cuerpos
el metabolismo de la aurora frente al sueño
perdido en el bosque en el que
nuestros silencios son un grito
a una altura de rapaces



domingo, 13 de enero de 2019

Diciembre




Amaneció con pausa
como estaba programado
sin disidencias plausibles
los perros las hojas
presencias vivas
a ambos lados del desvelo.

A pesar del temblor
en el sueño en el que fuimos
animales anudados al instinto
bocas voraces
en rabia derramada
el día
amaneció despacio
dándole tiempo a la osadía
de los amantes soñados
en la línea
discontinua del tiempo
en el que nos celebramos.





lunes, 7 de enero de 2019

Mensaje para habitantes del caos



Mensaje para habitantes del caos:
la posibilidad decrece.
En todas las oficinas
rechazaron mi cadáver
recién afeitado.
No hubo guantes para el golpe
pero sí
una cada vez más hambre de espigas
azotando de viento los lugares del sur.

Hay que decirlo: toda llamada abrasa.
En toda cama se duerme
se llora se lee se habla
se pasa frío.
No quiero ser uno más de los no vivos
en hangares subterráneos
anclados a la nube por su coma.
El cielo es finito y no se extiende.
Faltan pinzas para tantas manchas.