sábado, 15 de enero de 2011

Momentos.

.
Sucede a veces
que la tarde se prende a tu cintura
y entonces el verano
anida en los relojes.
.
Sucede cuando somos,
cuando estamos sucede

que te sueño bucanera
en nuestra isla sin playas.

Huyes a veces
con un estruendo repentino
que declara abisal nuestra distancia
y esa ausencia de tí, contigo,
se instala, adormidera, en mi rutina.

A veces soy yo
el que no existe
-el mundo se prolonga
en inútiles simulacros-
y solo quiero un lugar
como tu cuerpo.


4 comentarios:

Cita dijo...

Eloy que inspirados te llegan los sábados, no? jejeje

Huyes a veces
con un estruendo repentino
que declara abisal nuestra distancia
y esa ausencia de tí, contigo,
se instala, adormidera, en mi rutina.

Este fragmento tiene tela, eh?

besos

Cita

Leonel dijo...

"A veces soy yo
el que no existe
-el mundo se prolonga
en inútiles simulacros-
y solo quiero un lugar
como tu cuerpo."
Creo que estos versos finales, Eloy, sean un sentir que nos está acomunando a muchos por estos días.
Enhorabuena por tu poesía.
Un abrazo.
Leo

María Socorro Luis dijo...

Precioso Eloy. Precioso del principio al fin.

Un cinco estrellas.

Muxus

rubén lapuente dijo...

Me acerco a tu blog desde el de Soco.El poema tiene un deje incrédulo que me gusta.
Un saludo