lunes, 18 de diciembre de 2017

frontera(s)





lanavajaeneloj/o
uncrepitardea/las

                        c/eguera
                        /sutura
                        /llaga
muescaenl/apieldelmundo

hebrasdel/umbrelíneas
dehormi/gasenunatlas

confir/macióndeladerrota
mecan/ismoytrazo
dientede/sierraplana

agentessele/ctivos
deexfoliació/nrigurosa
púasantiot/rolado
paralosq/uenoson



miércoles, 13 de diciembre de 2017

Las persianas de septiembre



Cerca de Plaza Esperanto
en la ciudad sin río
los niños ensayan ritos
formas nuevas
de estirar las normas.
Entre los árboles
de verde desconocido
aparecen y huyen
sus figuras aladas
juegan a extender la risa
como si su mundo
no fuera el nuestro.
Septiembre atardece
con un color inédito
cada día el sol
traza un punto de fuga
distinto al anterior
son algoritmos sus rayos
fórmulas sus sombras
en el flotar añil
de las azoteas.
Queda esperar la luna
cubrir de ceniza los espacios
con el guante armado de caricias
para disipar ese tiempo
que vendrá con dudas
y el arriba o dentro
el abajo afuera
de tantas cortinas
y persianas.



lunes, 11 de diciembre de 2017

Como en un poema de John Berger








Las flores silvestres
que crecen libres y amarillas
en los prados altos.
Un poema de John Berger.
La tormenta tan esperada
con una cerveza en la mano
sentado en una silla de enea.
Agosto menos agosto
y una promesa de regreso
cuando nunca se regresa
a un lugar que ya no es
el mismo lugar.
Ríos que son voces
y voces que son ecos
a los pies marmóreos de la presa.
Una tarde larguísima
mirando en la montaña
un infinito lienzo de tiempo
siempre distinto.
El último rayo de sol
un rastrojo de luz
igual e irrepetible.
Las fauces de la nieve futura
empeñadas en el retorno a los ciclos
como en aquel poema de John Berger.




miércoles, 6 de diciembre de 2017

Soy este instante tuyo


Soy una parte del magma granítico
la consecuencia de un bucle
infinito de causas y azares
comparto con mis rasgos
una parte del silencio

mis pies en la corriente
son duros como la piedra
que seguirá ahí cuando seamos
recuerdo en los otros
adquieren en segundos
la antigua función primigenia
de todos los pasos.

Una rana nos mira
no dejamos huella
somos pequeñas pisadas
inacabadas
una cláusula de luz y aire
tendida entre las ramas
no hay vida tan callada como ésta.


lunes, 27 de noviembre de 2017

Cumpleaños



Dicen las estadísticas
que soy un año más viejo
pero yo me siento cada vez
tan extraño tan pájaro a contratiempo
más difícil más pegado a la tierra
que me sepultará y también
más ave de paso más luz energía silencio
ráfaga asterisco lunar bosque
puerto arena playa que amanece
jaguar sauce barco lugar
ojo que vela mujer dormida abrazo boca
sendero que arropa raíz ventana
inútil forma de estar
poema.





viernes, 24 de noviembre de 2017

Todas mis vidas



Aun no terminan todas mis vidas
 

el tiempo y el espacio se superponen
 

y no hay nubes negras o fieras tormentas
 

que decidan por mí.



lunes, 20 de noviembre de 2017

Agosto (II)



Mediodía. Es agosto y por tanto
estoy seco.

Después de mezclar escombros
en cubetas numeradas
excarcelo una foto
en la que éramos
mirada y estallido.

Recupero la luz
que tensa mi cuerpo
flexiono pesos
para parecer más fuerte
conduzco de noche
por autovías que me llevan
despacio hacia el último
eterno retorno.

Cuando acabe de florecer la glicinia
seré un tanto menos sabio
más propenso a la contemplación
de lo que repite su huella.
No llegué a ver las bandadas de pájaros
formando letras invertidas en el ventrículo izquierdo
mientras miraba al otro lado de la vida
y tú
....... mediodía
...................... escombro
..................................... cubeta
..................................................... mirada

luz de agosto
flor insaciable
bandada de besos

en mi cielo escindido



miércoles, 15 de noviembre de 2017

Agosto





Tal día como hoy los cocodrilos esperaban a los ñus
agazapados en cualquier río africano
mientras un yo somnoliento y patético
abría los ojos frente a un documental de la 2.

Tal día como éste el mundo se llenó de cenizas
y otro niño moría de hambre en una aldea del sur.
Martilleaba el sol las sienes de los olvidados
la tormenta dibujaba sus trazos tras el umbral del dolor.

Una mujer recién asesinada recogía el ticket 38
en la máquina expendedora de la oficina de recaudación
flores encendidas eran sus pechos quemando los ojos
en la espera salada de sus contemporáneos.

Frente al mar los espejos devolvían las miradas
la tierra dando vueltas alejándose
al fondo los días largos de la vida
negando su cantidad ilimitada.

Era un agosto más claro y comprensible
entre ruinas las trincheras exhibían su verdor acalorado
las estaciones pautaban la altura de las cosas
como relojes de sol en las plazas de los pueblos.

En un día como tantos y como éste
en el que yo era el proyecto de lo que nunca seré
cuando las huestes del dinero repartían beneficios
y capitalismo aun no era un poema de Ana Pérez Cañamares





domingo, 12 de noviembre de 2017

Instantes


En la diagonal del sol
como pacientes amnésicos
de una institución de salud
de principios del siglo pasado
nos sorprende una ráfaga de ahora.
Suenan campanas artificiales
y el chirrido sordo
de cualquier motor.
El helecho ha crecido tanto
que ya casi tapa
el círculo dentro del rectángulo
del aparato de aire acondicionado.
Se gastaron todas las nubes
la noche que llegará
tendrá un olor a infancia
irrecuperable.
Antes de que caiga el planeta
por la montaña de enfrente
separaré las hojas
escritas a una sola cara.
Tú y yo
estamos
en las últimas listas
de supervivientes.



martes, 7 de noviembre de 2017

Extrañeza de domingo





Apenas un par de coches grises
han cruzado la avenida en este tiempo
en el que cambio de lugar el polvo
reordeno revistas y cosas por hacer
botellas mínimas con arenas de otras dunas.


El viento crea música modal con el vaivén del toldo
hojas secas entran y salen de la casa
y algún insecto pequeño será tragado por nuestro dragón.


No soy capaz de nombrar a las plantas por su nombre
le preguntaría a un árbol si pudiera abrazarlo
igual que abrazo a los seres que pueblan mi lugar.

Sobre la alfombra escribo
con uno de los lápices que cogí aquella vez en IKEA
y lanzo a la corriente seca el poema
que se romperá en pedazos con un sonido inaudible para todos.



El mundo parece detenido y sin embargo
creo sentir en el pecho un alivio
una gota me resbala la frente y baja
en dirección a la tela.
 

Los domingos tienen una dicción extraña.



jueves, 2 de noviembre de 2017

Construcciones




Y aún así
con todo lo probable
amarrado a cuerdas nuevas
el equilibrio rompiendo los ejes
y las montañas girando
alrededor de la mirada


como arañas perdidas
en la azotea
el dragón color pared
afilando las distancias
y sin embargo
es preciso insistir
desde el abajo
construir un puente con la piel
que nos limita y queda fuera
de todo el daño


escuchar las voces
y los silencios
ser esa tosca ilusión de los zapatos
la claridad del gesto
que crece en los otros
y que un día
será una marea.