martes, 25 de enero de 2011

manifiesto asténico.



digo a los espejos
que no me devuelvan los detalles

digo mar enjuto
y hermosas flores de plástico,
digo intuitiva, libertaria, elástica, antisistema,
digo enredadera hostil, cactus triste

digo Calíope y Atenea
y vuelvo a escribir torcido
y vuelvo a escribir barato
y vuelvo a escribir daltónico

digo iris y digo zambra
porque me gusta el sonido que dejan
en su boca al salir
disfrazados de nube

en mi agujero caben pocas
palabras como banderas
como chirridos palabras
como cálculos palabras
máquinas como palabras

digo noche
y luna digo
pero la luna es a veces
sólo una mancha en la noche

digo ellos
alla ellos
ellos los extraños
ellos con sus fórmulas
perfectas, con sus
quehaceres viriles
su física, su poso
su cínica matemática

escribo, al fin
caricia, escribo pereza
-uno está cansado de su nombre
y necesita
un paraíso tropical sin dictadura-
.
.
.

6 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Madre mía, Eloy. Creo que es el mejor poema que has escrito, y mira que escribes bien y siempre me gusta, pero hoy, te has superado a ti mismo.

Estoy de carne de gallina, de veras.

Un beso enorme!!!

Leonel dijo...

Hoy tu excelente poema, lo hago mio, sobre todo este final:
"escribo, al fin
caricia, escribo pereza
-uno está cansado de su nombre
y necesita
un paraíso tropical sin dictadura-"
no sabes cuanto lo necesito... Hoy.
Un abrazo.
Leo

Laura Caro dijo...

Yo también digo, Eloy, pero no me hacen caso.
A mí también me encantó el final. Si encuentras ese paraíso, me voy contigo.
Saludos.

Cita dijo...

No te digo lo de siempre porque sonará pelota.

Besos

Cita

maravillas dijo...

"digo iris y digo zambra,
porque me gusta el sonido que dejan". Y a mí también me gusta pasar por esta letania de versos de lluvia.

poemas de rubén dijo...

Sólo rendirme ante esta maravilla.
Saludos