viernes, 1 de febrero de 2013

A Llüisa


A Llüisa 
que nació un uno de febrero


Mira la plaza herida
con las sombras casi inmóviles,
restos del exterminio.

Y esa chica que la cruza
con paso vacilante.
Las dunas de su cuerpo
llevan un sol de desierto
que las cubre.

Recuerda aquella noche de verano
inventado la vida que te espera.
En algún lugar del mundo
el escarnio de la sangre derramada.

Pero tu sonrisa aplaca,
con la fuerza de tus ramas desgajas el tiempo
y aunque llegues cansada
inundas de primavera los ojos
que te miran cuando
te aferras al fértil segundo
en el que te has concretado.



2 comentarios:

lluisa lladó dijo...

Eloy es espectacular,graciaaaaaaaas

Amando Carabias María dijo...

Pero tu sonrisa aplaca...
Desde luego, y eso que aún no la he vivido en directo. Pero todo se andará.