miércoles, 2 de marzo de 2011

Naranja.

.
En el cuarto que está
pintado de naranja
desde el anterior verano
dos cuerpos se arraciman, se amasan, se consumen.


Han segado los brotes breves de la prisa
-la noche cruje en desbandada-
con submarinas espumas de viscoso mar.

Y en esa euforia, hay un pálpito exangüe
de amantes que se derraman
y diluyen sus átomos entre las sábanas del sueño
que dormirán en el cuarto
que el anterior verano
pintaron de naranja.


.

7 comentarios:

Cita dijo...

Este poema me ha retorcido por dentro. Este no es el lugar para contarte por qué. Pero creeme que el puñetero cuarto naranja es mio.

Besos

Cita

Begoña Leonardo dijo...

Surmergida me dejan tus versos...
Ay mis átomos añoran el ardiente naranja que se diluye...
Te abrazo lángida

María Socorro Luis dijo...

Y a mi me recuerda, aquel cuarto de hotel, de paredes pintadas de naranja. Evocador tu poema, ya ves...

Muxus

Leonel dijo...

Es un poema muy visual, sus imágenes son tan expresivas que las veo y me gustan, el color naranja se conjuga bien con el calor que emana "diluyendo átomos debajo de las sábanas."
Enhorabuena.
Un abrazo.
Leo

Raúl dijo...

"Se arraciman, se amasan, se consumen..." la degradación de los verbos es de lo más significativa con respecto al mensaje que nos transmites.
Espero que ELEFANTIASIS, no te haya defraudado.

ruben lapuente dijo...

El naranja es un color ideal para estimular el espíritu y la atracción. Hace crecer los brotes de amor. No cambies de color.

Calipso dijo...

simplemente me encanta!