martes, 8 de marzo de 2011

Grito.

.

Hay un grito que muerde en la miseria
y se sienta clandestino
en el banquete de los últimos tiranos.

Mancha con su sangre
los mármoles, las cortinas,
todas las entrañas negras de los que
no duermen sin la súbita cruz
del arma que reluce y refleja
el oro y el odio, todo a una vez,
sangre de arena y adobe que pide
la acción y la palabra, manos
que construyan, no manos mutiladas.

A su lado medran hombres
de oscura cabellera, insania impune
y vil perfume, hombres
que se tracionan y traicionan,
hombres que aterran los espejos
cuando reptan, alimañas de la muerte,
siempre inflados de sí, el camuflaje en la frente,
insectos pútridos del poder, infames,
beben sangre en los charcos que la sangre
va dejando, regueros que levantan
colores en el gris hambriento de los gritos.



.

.,

7 comentarios:

Leonel dijo...

Hay gritos que se clavan en el alma, Eloy, los gritos de los que no tienen voz.
Tu poema es un grito lleno de fuerza, tus versos llegan y eso siempre lo aprecio.
Un abrazo.
Leo

Charcos dijo...

Me ha gustado muchísimo la fuerza y sobretodo el mensaje que grita en cada letra, en cada espacio, en cada línea de tu poema

Besicoss

Meri Pas Blanquer dijo...

Ese grito se proclama la justicia, ya está bien de esa sangre oscura que tiñe la tierra con semejantes seres inhumanos.

Amelia Díaz dijo...

Qué bien contado ese grito, querido Eloy. Un poema creciente que a su paso va dejando el alma rasgada. Como ha de ser, poeta.
Necesitamos manos que construyan, no mutiladas.
Y poemas que lo griten así de bien, como este tuyo.

Besos. MIL

Anele dijo...

Eloy buscaba las palabras exactas y mira tú, qué cosas que las he encontrado en tu blog de cine.
Sórdido lirismo.
;)

Cita dijo...

A mi, como a Amelia, me ha encantado lo de las manos. Son la mejor arma para gritar sin necesidad de abrir la boca.
Bravo, Eloy.
Besos
Cita

María Socorro Luis dijo...

Necesitamos poemas grito, poemas látigo que golpeen que hieran sin sangre. Poemas así. Enhorabuena, poeta.
.