domingo, 20 de marzo de 2011

imagen

.
con un golpe de sangre
mar y tierra
confundieron sus límites

una marea del silencio
y el dolor cautivo
se filtró en el rostro de un continente

pasaron altas las gaviotas
veloces sobre casas de cristal

un manto de nubes
-las de todos los días-
pusieron en el aire
un transparente desnudo en la brisa

¡click!

un gato acróbata ejecuta su última pirueta

...ya no queda nada
.
.
,

5 comentarios:

Charcos dijo...

!click!


me gustó muchísimo ... hice una pirueta ;)

Un abrazo grande

Amelia Díaz dijo...

Siempre me han aterrado los tsunamis.
Incluso cuando desconocía la palabra.

Cuando era niña e iba con mis padres a la playa (la del Gurugú, delante de las ruinas del antiguo cuartel), temía que, al volver al coche y subir ese trozo empinado de arena, llegaría por detrás una traidora ola gigante y nos arrastraría.
He tenido muchas pesadillas con eso.

Y, ahora, son realidades. Horribles realidades.

Un poema de lo mejorcito, Eloy. Muy bien escrito.

Besos!!!

Cita dijo...

Describes una catástrofe de una forma muy sútil, y se agradece. Bastante daño tienen nuestras retinas con todo lo que estamos viendo.
Besos
Cita

Leonel Licea dijo...

Sì, estimado Eloy, este poema es una imagen de principio a fin, el click fotográfico de ese momento apocalíptico que hoy da vueltas en los ojos del mundo entero.
Enhorabuena.
Un abrazo.
Leo

María Socorro Luis dijo...

Trágica y terrible imagen plasmada en un poema bellísimo.

Instante eterno en un click!

Muxus