viernes, 12 de noviembre de 2010

Somos el tiempo que nos queda.

¿Cómo evitar el simulacro,
cómo vivir sin desvivirnos?
Surcan los días por tu vientre,
somos el tiempo que nos queda.
JOSE MANUEL CABALLERO BONALD
.
.
..
Los cuerpos, cómplices, se entrelazan,
utilizan sus múltiples estrategias,
simulacros, al fin, carne entregada
que ignora la verdad de lo que somos.
.
Somos el tiempo que nos queda.
.
¡Cuántas las noches sin sueño!
amanecer, repetición, recuerdos,
letanía de lágrimas en la lluvia,
miramos adelante en las cornisas.
.
Somos el tiempo que nos queda.
.
El aroma humilde de la tierra
cuando empieza a llover, el beso
aquel, las celdas de la memoria
un futuro fugaz, inconjugado.
.
Somos el tiempo que nos queda.
.
Los relojes se deshojan en galaxias
infinitas creadas en segundos,
las distancias incorporan un enigma
que nos mira desde atrás con alma fiera.
.
Somos el tiempo que nos queda.
.
Si el pasado es una apuesta cartesiana
bajaremos las persianas del olvido,
somos y seremos siempre sombras
senda que la lluvia acompaña con sus pétalos.
.
Somos el tiempo que nos queda.
.
Nos queda el tiempo y lo que somos,
quedan la palabra y las acciones,
el amor que nos amó y que , tal vez,
amamos a destiempo y sin permiso.
.
.
.
.

2 comentarios:

Rocío dijo...

Me ha encantado tu blog!!! son una pasada tus poemas. Sigue así!
Te pondré en mi lista de blogs, con tu permiso, así podré entrar más a menudo aquí.
Un saludo

eloy dijo...

Gracias Rocío. Bienvenida. Esperaré encantado tus visitas.

besos