viernes, 9 de marzo de 2012

Geografías del (des)amor




En la urgente penumbra un descalabro. Así fue
…………………………la espalda de la noche.

Una luna ojodebuey alardea su circular estancia
sobre el manto de un mar que ya no es.

Sábanas que quieren ser una morada de reos
invocan la danza sexual de los autómatas.

Disloca el rumbo su regular rutina
en cada amanecer. ... No se funde
una angustia en plural cercenado.

El método no tiene patente. Los ojos distinguen
la dignidad de un baobab
superviviente a una sequía sin puentes
ni cáliz en su estertor. ……….. Así es
……y hay máscaras que lo confirman
pero la fuente arderá secreta
en los baños de una fiesta privada.

No sucumben
……………. las bocas en súbita paranoia
repiten las noches susurros que acercan
y renacen los cuerpos de la tierra helada.

El mundo
mira con asombro
desde su vieja casa de rejas.

En la mesita de sal una luz
y en el balcón
un geranio.



4 comentarios:

Danann dijo...

"No se funde
una angustia en plural cercenado"...me encanta!

María Luisa Mora Alameda dijo...

Paso por tu blog y veo tus Geografías del Desamor. Triste es siempre. Pero al mismo tiempo alberga la esperanza de lo nuevo, de lo que puede deslumbrarnos para siempre. Y al final siempre esa mesita de sal con una luz. Y un hermoso geranio en el balcón. Ahora los abrazos te los envío yo.

jojoaquin dijo...

me encanta ese rumbo dislocado. Has logrado estrofas muy bellas. Un abrazo

rubén lapuente dijo...

Un lento fracaso nos va creciendo con el tiempo, en el amor sobre todo. Es el deterioro del cuerpo unido a la rutina , al sin sentido de la vida. Menos mal que estamos demasiado ocupados como para tomarlo en serio.
Un abrazo