lunes, 15 de diciembre de 2014

Ruido



Voy a resintonizar todas las voces.
Después de un peligro viene una clase extraña de viento que se lleva las carencias y deja rostros rendidos al plato del día. 

Voy a lanzar un paraguas desde la azotea para comprobar su mísero aterrizaje.
Para romper ventanas necesito una máscara sostenible y más adecuada.
Voy a redefinir el estigma.
A demorarme como cocodrilo al acecho.
A rebajar las cuentas talladas en una sola escritura.

Voy a devolver al tiempo todo lo que me roba. Acechando
desde mi refugio antitemores, voy a devolver todas las palabras en sobres certificados.

Y, de ahora en adelante, voy a ser la persona que adelante
el paso en las aceras, sin mirar atrás,
la que retiene el verso para ser más contundente.

Voy a ser último y decadente, voy a ser
la costra en el zapato, la verruga en la axila,
el rostro abotargado que palpita en tu espejo


la sombra aniquiladora que siembra tus mentiras.