domingo, 25 de marzo de 2012

el ángulo intocable



... uno tiene la intención
una predisposición a la baja
a llevar una vida al paso
y si hay suerte
no caer en el intento
y arañar unas gotas
al dulce elixir de la mentira

... uno ama come defeca y fornica
y todo eso a veces no resulta  suficiente
y no es por la cantidad la calidad
o su defecto

es como un picor en el ángulo de la espalda
al que no llega la mano

nos paramos
miramos en perspectiva a un interior con figuras
nos esforzamos por atrapar las frutas más doradas
y hacer del lienzo un alargado verano

no los abrazos no duelen
no la caricia
no duele
pero la cicatriz mancha

... uno arrastra su pérdida
su pequeño embuste cotidiano
y persiste en la tarea de pervertir el amor
dormir digno amanecerse entero
mirarse en el espejo y no decir nada

... uno plantó árboles después de cada incendio
tuvo un hijo
y hay un libro que le espera




7 comentarios:

Sofía Serra Giráldez dijo...

ufff, qué emoción redoblada leerte así, Eloy... esto es "nuevo", o al menos así me ha llegado, no sé si la nueva seré yo...

en todo caso me ha gustado mucho esta transparencia. Y no, no toco...
Sólo beso.

Un beso, Eloy.
(deberías decir ya en todos tus alrededores que eres poeta, te lo dice una lectora de tu poesía)

eloy dijo...

Gracias, Sofía, sabes cuanto valoro tus comentarios. Y sí, el poema tiene algo de "nuevo", algo como hacer algo distinto y probar.
Y en cuanto a lo de ser poeta, ya estoy abriendo las puertas del armario. Te mantendré informada.

Besos.

Ramón Ataz dijo...

ELoy, un poema estupendo. Esa insatisfacción que planea sobre uno como una mosca incómoda. Original y tan bien escrito como es habitual en tí. Un gustazo.

Abrazos.

eloy dijo...

Es una buena imagen esa de la mosca incómoda, Ramón. Un gusto, tenerte por aquí. Abrazos.

Antonio Porpetta dijo...

Gracias, Eloy, por tus comentarios.
Y un gran abrazo desde Madrid.

María Socorro Luis dijo...

Hoy en especial, me encanta tu poema.

Es, como dice Sofía, transparente y sincero. Y muy bien estructurado.

Un abrazo.

rubén lapuente dijo...

Ese fondo que queda en el poema de decorado manido actores nosotros de una obra tan salmodiada lo has reflejado con maestría
Un abrazo