lunes, 19 de marzo de 2012

Diálogos en primera persona




Acepto
la tiranía de su ausencia,
la cercanía del mundo en los detalles
que certifican la unidad en ella,
la discordia que plantea su silencio
orillando las plazas y el denuedo.

Esta noche traigo luxación y deseo
de aventura en rayos y confianza.
Esta vez su vestido es una prenda heroica
con olores que aseguran mi fértil pervivencia
y en el lugar de la evasión hay un ramo de caléndulas
que corté en un jardín privado
con las manos que palpan su embudo de sendas.

Ella se oculta y regresa
a la zona candente en el tiempo adecuado.
Funde mis puertas de acero cruzado
con sus breves pechos clamando moradas.
Yo libero al cronómetro de todas mis edades
o al menos una de ellas,
aquellas de pálpito urgente en los parkings,
la que no retorna con la semilla estacionada
y rebosa puertos abiertos al tráfico marítimo,
la del rápido resumen en lenta retirada.


¿Cómo mirarla si me juzga
con su embestida de ángel, su ciclón
de arena a contratiempo, su retórica delicia?
¿Responder con preguntas vulgares
que no alcanzan equilibrio?
Si el lirio que no fue deshojado
nos conduce ¿es río arriba?
¿o es la turba de silencios
alzando su camisa hasta estrambote
con su lecho predispuesto a lo caduco
que nos convoca sentenciando latrocinio?


No tengo salida en laberinto ni efigie
que sodomice a la muerte cuando vuelva
como estatua de sal a recoger los restos
del incendio en el naufragio,
aroma a muerte en pasillos y muerte
inédita en las llanuras de mis ingles.

Podrá ser más transparente esta unión de dispares crisálidas,
este lazo ingenuo que crestea la ola si ruge,
pero todos los años no renuncian su sexo
en apatía de anhelo menguante.

Descotada la niebla sobre charcos,
hay un frío que ella sufre y yo no tuve,
una penúltima estación con cocodrilos sin zarpazo.

Regreso al mar con ella de la mano
y no me basta el dulce ayer que nos reclama.



2 comentarios:

joaquin dijo...

me gusta la estrofa con las interrogativas. Es muy intensa. Un abrazo

elvira daudet dijo...

Versos muy sugerentes en los que caben otros muchos poemas - y no al revés-, sentimientos encontrados.