lunes, 5 de septiembre de 2016

Estival




Se ha quedado dormida
la rana en el brocal de la fuente,
inmóvil, mimetizada a la piedra,
escucha el gesto cantor del agua.


Rabiosos insectos acumulan su ira
con rápidos movimientos
que quieren impresionar
al que les mira con ojos compuestos.
 

Cerca una lagartija trepa
musgo seco y piedra antigua.



Aquí sí, aquí
me gusta lo que permanece,
lo que no cambia,
o sí, lo que muta
en infinitas variantes
del mismo vivir.