domingo, 2 de febrero de 2014

La isla de los gatos


Mi país es ahora
una calle empedrada
repleta de gatos
que me ignoran.

Mi país de gaviotas ejemplares
y sonora soledad
tiene una forma
como de marmota tendida.

Sus fronteras
dedos sin anillos
inacabados mares
distancias y tierra
donde el tiempo pasa menos.



2 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Tiene buena pinta, es posible que no se necesite pasaporte. Al menos, para entrar.
Salud-os

Eloy Sánchez dijo...

Si, era un país con fecha de caducidad, además sin gobierno, o al menos yo no lo noté. El mar, la entrada y la salida, gracias por venir.