martes, 21 de febrero de 2012

yo también soy el enemigo



hay una puerta entreabierta un escarnio abre
los pasos desmedido vergüenza ellos poder
nosotros enemigo exilio hay una rabia
intacta un crepúsculo manchado en cada costado
cerca del cáliz una goma dura que alisa
y bautisma una edad de arena es lo que hay
dos mil asfalto sin adoquín doce




3 comentarios:

Rafael dijo...

tu poema
me dice cosas
me sugiere otras
me incita alguna

Tomás Rivero dijo...

Me apunto. Yo también soy el enemigo. Yo soy el enemigo peligroso. El que no se rinde. El que sabe que de siempre esta historia era una historia que termina mal. SIEMPRE.

El bautizo de una edad de arena.

Un abrazo.

Cita dijo...

Pues yo no me he enterado de nada, sólo te puedo decir que me has recordado a una canción de Estopa:

Hay una puerta entreabierta,
entre tu boca y la mía,
hay una palabra muerta,
una mirada vacía...

Besos
Cita