martes, 3 de enero de 2012

La felicidad




La felicidad era un porche,
invierno
y un bosque
sin esquinas.
Sol como nutriente
y un cuerpo
en migración oportuna.
Sustento en el hogar,
ver arder los augurios
de mezquina estrechez
en la avaricia quemante
de una sutil chimenea.

La felicidad es una llama
de colores imposibles.
El tiempo detenido
entre el ir
y el llegar.



5 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Me encanta, Eloy. La felicidad está ahí, en las cosas sencillas, cotidianas.

Con un abrazo, feliz año y muchos versos.

Amando Carabias María dijo...

Razón tiene Soco, razón

Roger Vilanova Jou dijo...

La felicidad, al fin y al cabo, es una de las luciérnagas que nacen del calor de la llama, que es la vida.

rubén lapuente dijo...

Eso del sudor de la frente para ganarse el pan lo estropea todo, hasta tu bello poema, que roza la felicidad
Un abrazo

Isabel Expósito dijo...

Hermoso poema con estelas...
La felicidad tiene vocación de vuelo permanente aunque se va, siempre regresa. Un abrazo desde esta mi bitácora de palabras.