jueves, 26 de enero de 2012

justicia



Cuando la Justicia pierde
su inicial mayúscula y alcanza
la proporción de un vulgar eufemismo,
hay una uña negra que se astilla,
un cansancio repetido en el café,
una rabia más a que aferrarse,
la sombra de un anodino tumor
en todos
............ los ciudadanos
................................... de este
.............................................. puto país.


8 comentarios:

jojoaquin dijo...

una cacicada para este cortijo. Era previsible. Saludos

Tomás Rivero dijo...

Eloy, Ellos (y lo pongo con mayúsculas para resaltar su importancia) siempre se lo tomaron en serio. Siempre.

Por cierto, creo que te sobra una "a" en el séptimo verso, en la palabra "una". Un verso contundente, por otra parte.

Y este puto país, siempre jodiéndonos el corazón.

Un abrazo, Eloy.

maravillas dijo...

Cuando las palabras pierden su verdadero significado estamos asistiendo a una pérdida de valores éticos y humanos.

La Justicia es como la luz del día, aunque la Judicatura baje todas las persinas y los párpados, siempre está ahí, como la verdad, la bondaz y el amor.

Estoy contigo. Un abrazo

maravillas dijo...

bondad, perdona el error!!!

María Socorro Luis dijo...

"u na rabia más a que aferrarse".

Pero, hay ya tantas, y son tan inútiles...

Una vez más, contigo.

Leonel Licea dijo...

Si estuviese allí gritaría mi rabia contigo!!!
Abrazos solidarios,
Leo

Amelia Díaz dijo...

RABIA, RABIA, RABIA,...
Y MUCHA TRISTEZA.

Anónimo dijo...

Ayer andaba pensando y cuestionándome el porqué en España no se sale del bipartidismo y se despierta de una vez, el porqué la ciudadanía desconoce en su mayoría que la Ley de Partidos políticos atenta de una forma clara y rotunda el principio de igualdad establecido como derecho básico y fundamental en la Constitución Española (es por ello, por tanto, del todo DISCRIMINATORIA). Y el porqué se sigue votando a los mismos perros con diferentes collares. Vamos de mal en peor.. pero mi conclusión aunque dura, es que tenemos lo que nos merecemos. O al menos, sin duda, lo que hemos votado la mayoría. Respecto al sistema judicial ocurre tres cuartos de lo mismo, no están efectivamente separados los tres poderes, aquí todavía Montesquieu no ha llegado. LAMENTABLE. Verdaderamente lamentable. Pero es lo que hay. Hasta que no despierte la mayoría de la ciudadanía se seguirán tapando delitos. Y por supuesto cometiéndose muchos más.