jueves, 1 de diciembre de 2011

Sobre aceras y gestos


Los centauros recorren la metrópoli.
Llevan en su grupa un destilado de años
bárbaros en su ocaso. Hay escorpiones
rebuscando en las colas simétricas
del contenedor de papel.

Alguien ha escrito en una esquina que el futuro
es un asesinato.

¿Por qué el cristal se rompe para siempre?

El plasma exhibe su duro músculo
sobre las babas del vértigo caracol.

Cuando el sol no es más que un protocolo astronómico
los profetas se embuten en trajes Armani
y trepan a la quebrada línea del mercado

¿Por qué el invierno retoma aquel cuento
-mentira disecada en la sonrisa de un niño-
y trastea fuentes de luz más allá de la córnea?

En la sala de espejos hay una bala
rasgando sinónimos en la palabra cultura.

Toda Historia es ficción.
Los vencidos planean su venganza.
Pero el amor es el único
manual de supervivencia.



4 comentarios:

Cita dijo...

Supongo que los carroñeros (a los que tú llamas profetas)nunca se la jugarán cuando,con paciencia, lo terminan teniendo fácil, no?

Un gusto leerte
cita

Amelia Díaz dijo...

Me gusta el poema. Muy tuyo, Eloy.

Y me gusta el título ...jejeje...

Un beso lleno de admiración y cariño.

María Socorro Luis dijo...

"Llevan en su grupa
un destilado de años bárbaros en su ocaso".

Y la última estrofa...

Dice mucho. Besos.

Leonel Licea dijo...

Coincido con Soco, Eloy, el poema es muy bueno, pero esa última estrofa, esos tres últimos versos merecen aplausos.
Abrazos.
Leo