jueves, 16 de diciembre de 2010

Los villancicos son un arma de destrucción masiva.

.
.
Se ha sabido estos días
a través de Wikileaks:
.
los villancicos
-esas patrañas
de zumba y pandereta-
son nocivos y altamente
tóxicos
para la mente
humana.
.
se instalan
con lúbrica pericia
y esconden mensajes
cifrados
crípticos que se incrustan
sibilinos
en la región parietal
de la entelequia derecha
allí donde los códigos
de barras binarios
multiplican vainas
con ansiedad compulsiva.
.
Son cómplices las luces
de colores en las calles
las grandes superficies
de roja pasarela
cómplices los bares
de mosca en la cerveza
y cómplice esa gula
mórbida
de vacío y desmesura
que aniquila
la mirada
del que no sentó a la mesa.
.
Y rebota ese tono
en mis tendones
y resbalan en mi espalda
cien mil no a cada nota
pero las luces salpican
las pasarelas salpican
los villancicos destiñen
en los balcones destiñen
roja y blanca estupidez
hasta las hojas se lanzan
por no saltar en las cornisas
al suicida vacío adolescente.
.
Ahora ya lo sabéis
no digáis que no
os habían avisado
los villancicos
son un arma de destrucción masiva.
.
.
,

7 comentarios:

Odile dijo...

Gracias por el aviso, intentaré no salir de casa hasta el 10 de enero. Eloy, me ha encantado este poema excéntrico, su ritmo es trepidante.

Un beso sin espíritu navideño

Rocío dijo...

La navidad en general, es un arma de destrucción masiva.

Sara Royo dijo...

Ostras!!!!

Leonel dijo...

Me gusta la ironia, me gusta la mordacidad y me encantó tu poema.
Llevo días tratando de pasar agradecerte por tus visitas a mi blog y los comentarios, desgraciadamente el tiempo es mi tirano y ultimamente me deja libre muy poco tiempo, pero hoy he logrado leerte y ya te sigo.
Saludos de un cubano en Italia.
Leo

María Socorro Luis dijo...

Bueno, un poquito exagerado pero casi casi...

Besos anti.

Laura Caro dijo...

Parece ser que si hacemos una encuesta sobre este tema quedamos fifty-fifty...¿ O no?
También podemos hacerlos armas de re-construcción y de re-unificación familiar. Al menos cantantando villancicos, dejamos de mirar la botella medio vacía y olvidamos la realidad que no se ofrece nada seductora.
Un abrazo, Eloy.

Mayde Molina dijo...

Cuanta razón tienes, Eloy. Tu ironía es un encanto en este poema, yo no sabría decirlo mejor...
Tendríamos que plantearnos seriamente, poner a algún poeta a escribir nuevos villancicos para este nuevo caos-mundo ;)

Besos