domingo, 26 de diciembre de 2010

inocente

.
.
huele a mandarinas
en el parque
del lago a las tres
las últimas hojas
que el invierno atesora
son sucio tapiz
de lunes
y una melancolía
inocente
de azahar y septiembres
se instala
en las ranuras
de mi apacible retorno
.
.
.

5 comentarios:

Sara Royo dijo...

Yo sufro también de melancolía de azahar. Creo q no se cura.

Leonel dijo...

Es que hay olores que evocan recuerdos y nostalgias.
Enhorabuena.
Leo.

Cita dijo...

Me encanta el sabor que me deja el olor a mandarinas...
A mi me cuesta mucho declarar inocente a la melancolía, quizá sea porque me debe algo.
Muchos besos renovados

Rosa dijo...

Que el amor nos acompañe todo el año mis queridos amigos no solo en estas fechas y sigamos buscando cada uno de nosotros en nuestro corazón la palabra más hermosa que es EL AMOR.

El mejor adorno de nuestras casas que sea una hermosa sonrisa

Paz para todos y Feliz Navidad

Un benito Rosa

Mayde Molina dijo...

Eloy, que poema más hermoso y profundo... Se siente al leerlo cada olor y todas la melancolía que inocente o no transmites con él.

Deseo que tú estés muy bien estos días navideños,
a mí a veces no dejan de traerme una melancolía absoluta de niñez y una tristeza profunda al contemplar cual es la navidad que ahora ven mis ojos y como era de diferente la navidad que antes captaban...

Besos y cariños, Eloy