miércoles, 9 de junio de 2010

Elogio de la pereza (II).

... cierro los ojos y el sopor es de color naranja ...

... me abandono a la pereza lasciva ...


... a la rítmica pereza de las olas ...


... el azul se disuelve entre las dunas ...


... un rumor desbocado, lejanísimo, me diluye ...


... el tiempo se expande como las nubes ...

7 comentarios:

Anele dijo...

El silencio del mar, de las olas, de la auténtica y genuia línea del horizonte...
Me embriaga de sensaciones tu elogio a la pereza I, ¡¡Tanto como tus sandalias!

;)

Perfecto dijo...

Que buen anticipo para el verano que nos espera. Ansio ver mis sandalias asi de espectantes.

Un abrazo.

Sara Royo dijo...

Jo, tengo mono de mar... :(

Jose Zúñiga dijo...

Bien currado, un excelemte poema casi visual. Y también tengo mono de mar.

Odile dijo...

No hay nada como fundirse en la arena bajo un manto azul, en un día de junio.

Un beso perezoso

Mayde Molina dijo...

Preciosísima derroche de tu pereza
en imágenes y palabras

Gracias, besos y feliz finde

Amelia Díaz dijo...

Ufff...estas aún son mejores!!!
La de las sandalias es PERFECTA !!!

Precioso, Eloy.