lunes, 9 de mayo de 2016

Compañerxs poetas




Compañerxs poetas
teniendo en cuenta los últimos estragos,
las muertes pequeñas que acontecen allí lejos,
fauna movediza de exóticos dolores,
las grandes y golosas mentiras que son
un pasto en hora punta a toque de degüello


cómo decirnos o decir justicia
dónde escribir arrebato escribir desazón escribir hoguera
qué plaza urge su aparente esfera
para engendrar un poema


los horarios avanzan y no encontramos nada,
hoy es fenicio, mañana será sumerio.
 

Estamos abocadxs al desamparo o a la locura
y nos hacemos fotos para lavar nuestra conciencia
junto al pequeño que llora y con el poema que llora.
 

Nos regalamos, aplausos, flores, nos subimos al carro
que nos tienen dispuesto para el círculo y la noria.


Ahogadxs como lotos, braceamos, respiramos boquiabiertos y tísicos,
vendemos humo a precio de humo que nadie nos compra.


Somos tan endogámicos que nos reproducimos
como las estrellas de mar pero sin mar y sin estrellas.
 

Y nos crecen palabras en lugares insólitos,
yo por ejemplo, tengo una inercia que se enquista
en la maceta de las caléndulas y hay noches
que no soporto el sonido caníbal
de una tormenta negra de vocablos.



Podría decir que lxs poetas no sirven para nada
pero aún no estoy seguro.