jueves, 20 de noviembre de 2014

nadie y todo




no odio a nadie

solo de la geometría de tu boca
se desprende el cielo
y hay lunas crecientes que reflejan tu espasmo
en el charco público de una noche cualquiera



amo a todo el mundo

y estiro los músculos una vez por semana
para alcanzar tu lejos y tu fondo
para cambiar el parámetro
de sitio y de forma
de lugar y contenido