domingo, 5 de octubre de 2014

Un saludo



Como el malabarista
activista
más allá de sus errores
como un río seguro
y frondoso
sabedor de su instinto
siempre adelante
como el amor de una madre
firme y generoso
como la noche oportuna
encinta
tras el calor
y el diente que empieza a crecer 
antes de la caída
como el trueno y la lluvia de julio
como el pan recién horneado
que sabe a piedra y a pueblo
como la pléyade de insectos
saltarines voladores lentos discretos chirriantes o inmóviles
que anuncian
la posibilidad de la vida
como años bisiestos y como lunas llenas
dulces periodos de ensueño
y deriva sin puertas
como fingen las cortinas altas
ante el mejor desnudo
como palabras:
boca abismo
ombligo mujer beso
tren icono capicúa
ojalá
osada alevosía
enigma
trueque almanaque anarquía
espejo paradoja alquimia
pereza
alcoba duna
orgasmo agosto
ahínco
gozo
que aspiran a ser poemas
como los poemas
que exigen relecturas
así
quisiera yo
levantarme cada día
y saludar al mundo.