lunes, 10 de septiembre de 2012

Diosas sin nombre




Las diosas también habitan los libros.
Hera lame los labios de Atenea
palpa sus muslos deshaciendo el enigma
de las mujeres que no serán conquistadas

Tenéis el verso escindido, la verdad
ensillada a una mariposa
y en el hombro
una ceniza de aguas claras.

Quiso el hombre un lugar
entre los senos de las diosas
entre la hierba y la piedra
la niebla anuda el sendero



4 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

Buenísimo.
Abrazo poeta.

Amando Carabias María dijo...

Me gusta el cambio de apariencia del blog. La nueva cabecera también es espectacular.
El poema es espléndido, o a mí me lo parece.

María Socorro Luis dijo...


Ciertas conquistas son puro dominio. Las diosas lo sabían.

Bello poema, Eloy.

Isabel Expósito dijo...

Ciertas nieblas se despejan en tus versos, sin duda. Me ha encantado.
Un abrazo

palabrasenbitacora.blogspot.com