martes, 18 de octubre de 2011

Otoño



La noche pinta de insomnio los labios.
Hay dardos ígneos y estepas en desbandada
en la pradera del sueño.

Las paredes naranjas de la tarde
pierden su ornamento en el nocturno vertical
y mi vientre es un rumor desbocado
en las aceras sin reloj. Ya la noche
cerró las puertas al súbito ronquido
y yo escribo con la tinta huraña del dolor.

Sombrean los presagios los bordes del papel
impreso a dos caras y sangrado corrector.
La luna está manchada en este tiempo hurtado,
tiene una herida en las vísceras y mana negra luz
en los contornos del sueño arrebatado.

Observo la textura que aletea en mi frente
¿es un colibrí tiznado o un anfibio roedor?
Invoco a la luz de una lámpara sin fuego
un sortilegio pirata, un viento protector,
tu perfume en mi lengua,
mi negrura en tu lunar.



6 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Imágenes que logro ver a través de tus palabras, Eloy. Lo has retratado con versos y he sentido el otoño.
Un abrazo.
Leo

Anónimo dijo...

Hay un cierto misterio en tus imagenes que me convidan a volver y volver sobre el poema. Intenso.
un abrazo sureño.
Gino.

jojoaquin dijo...

bellas imágenes. El otoño es desbandada, genial. Por cierto, voy a echar un vistazo a tu blog de cine. Saludos

María Socorro Luis dijo...

Hermoso poema a un otoño sombrío y desolado. Sin duda ese sortilegio pirata te traerá su perfume, por lo menos...

Besosnaranja.


(para mi el otoño, es la mas bella estación)

Ramón Ataz dijo...

Impresionante, Eloy. Un poema de altura, lírica y literaria. COnsigues unas imágenes certeras e inquietantes. Fenomenal poema.

Un abrazo.

diego Trad dijo...

Eloy, es difícil describir en palabras la belleza de este poema. Es como dice Ramón, un poema de altura. Y yo agrego una clase de la buena poesía.
La última estrofa es envidiable.
Abrazos.