jueves, 28 de octubre de 2010

10'33 h. 28 de Octubre de 2010.

.
.
Me siento en un banco del parque que está
junto a la Biblioteca
con la humedad aún en los bolsillos
resbalando por la pendiente
de un ausente tobogán.
.
Almuerzo
pan con nocilla
regresión infantil
puede ser
me gusta.
.
Ahora el sol acaricia mi nuca
y mis ojos
me sorprenden
siguiendo la estela de un avión
fabulo
que intercambio mi vida anacoreta
por la de la atractiva rubia que lee Cosmopolitan
fila 3ª asiento interior
pero el cuento dura poco
y acaba sin final
cuando un coro infantil
marcialmente estructurado
en filas de a dos inseparables
me reclama a la derecha
niños en serie para la máquina
engranaje perfecto para la bestia.
.
Hoy estoy más bien gris
el cielo me abrió sus luces
y una hoja juguetona
en caída libre adelanta
su devenir vegetal.
.
A las diez cuarenta y tres
chico y chica como tantos
ella hermosa hombros desnudos
él, que te pongas el jersey
y creo una historia terca de machismo en vena
inoculado por siglos de terror y degüello
que acaba en nada
por un saludo
-no sé quién es-
de una mujer que camina tres pasos
por encima del nivel de los mortales
tal es la luz que su ser despide
y como soy cortés
le devuelvo el saludo
mientras imagino una historia conjunta
de amour fou
nada menos
que dura
lo que tardo en dar
el último bocado.
.
Y el tiempo es arena y se diluye
por las rendijas que octubre
planea en sus paisajes
que no han de volver.
.
.
.


4 comentarios:

María Socorro Luis dijo...

Precioso poema-monólogo.
La estrofa final, un cierre perfecto.

Aplausos y abrazo.

Calipso dijo...

Cada día estoy más enganchada a leerte, Eloy, me encanta este poema.

Un abrazo grande,

Paz

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

me acabas de atrapar y ahí me he quedado

abrazo de los apretaos

Meri Pas Blanquer dijo...

Poema que ensalza ese instante efímero y liviano con el que se tejen los recortes de nuestro paso por el mundo.

Me gusta.