lunes, 8 de agosto de 2016

La risa




Al percutir el impulso sináptico
sobre los nardos eutróficos de la cavidad torácica
el músculo cigomático
con su coro de abedules líricos
ensaya el vértigo que anticipa el estrépito.


Nos dejamos ondular por bocinas
copas pitos almenas cordilleras o estrofas de cuello ancho
partes del torso y del cartón reverberan
como podrían hacerlo unos ojos elegantes en desempeño
bajo la superficie atlántica que sucede después del mediodía.


Delicado el labio se aturulla
pierde su condición cosmética
y es inútil no dejarse encauzar
por el tronco río abajo
que nos vacía de la culpa el dueño el daño
la costra la mugre
y ejecuta una muralla
contra las sombras estáticas del Poder.