miércoles, 11 de septiembre de 2013

arritmias




a las diecisietetreintaycinco
cuando el astro carcomido
despunta
en agonía cenital
yo de abajo
llegando
planteo un experimento


una manguera
con agua por supuesto
una mesa de madera
y una funda protectora paramueblesdeterrazayjardin
el sol
en ángulo indomable
ejerciendo su función evaporadora
sobre botones de agua piedras de agua puntos de agua
bellezadeagua
el tiempo
que es un reloj con final

y allí
me siento pequeño como este sol
que me abandona
desde la misma montaña
de todos los días
sabiendo que no hay discursos
que refuten teorías
ni teorías como puntas de agua
solo química y  elementos
gente pequeña cambiando de acera
mientras el tren avanza.




2 comentarios:

elisa lichazul dijo...

el tiempo que queda, las personas girando en su propia órbita
espectros de los sueños con el que una vez nos pintamos...

es lo que me trasmite tu poema

desde Chile un saludo
buen fin de semana

te dejo mi url
http://seleccionesintimas.blogspot.com

Carme Segura Segura dijo...

Eres un gran poeta.Les teues paraules m'aturen el temps dins l'ànima i hi ha pau,bellesa, plenitut i vida,vida en presencia sentida. T'estimo