miércoles, 1 de septiembre de 2010

enredadera

hay días en que la rabia se me enreda en las sandalias
y trepa con inquina, asesina enredadera
de veranos y lujurias

hay noches que ganan al día su sustento de luz
un subterráneo rencor de ignoto origen
que rompe las ventanas y las flores

días de color hostil y extraña envergadura
inmunes al perdon, enemigos del tequiero
que reptan con holgura entre mi furia desmedida
y el inesperado fulgor que desprenden tus ojos cuando dices:

¡Vete!
.
.

5 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Ufff...

Uffff...

Ufffffff...

¿Te vale una mano amiga, poeta?

Meri Pas Blanquer dijo...

Una rabia que emociona al leer tus versos pues se comprende el instante... y mucho.

Precioso poema.

Sara Royo dijo...

Pues sí q hay días así.

Carmela Rey dijo...

Poema tremendo que no puede dejar indiferente a nadie. Apretar puños y dientes ante dias asi.
Un abrazo

María Socorro Luis dijo...

Hay días...
Y ese !vete! que los justifica.

Buen poema. Ta muxus