lunes, 20 de junio de 2016

A Carme



A Carme



Tu risa
es un martillo de ámbar
en esta mañana orgánica
de mayo.


Hablamos
de nuestras madres
y el tiempo que aniquila
con secuelas de antifuturo.
 

Hablamos de viajes
de frutos y jacarandás
de caminos de ciclos
de círculos en virtud de cierre
de películas que vimos o veremos
de la garra que arrebata
y esa esperanza que es
una casa recién pintada
y con amigos.


Mayo nos observa desde su atalaya de luz
como si fuéramos espectadores de su apogeo.


Nos abrazamos.
Nos decimos hasta pronto
hasta siempre.


Llenamos nuestras venas
de primavera.