jueves, 5 de noviembre de 2015

[Divago. Me disperso]


Divago. Me disperso.
Líquidos fluyendo desde los lugares del calor hacia fuentes inventadas.
No me pierdo. Fluctúo.
Intuyo las voces que en otras lenguas
me acercan a la vida,
la de los días ciegos, ajenos
al rítmico discurso del tedio.

La noche caliente apremia,
se disfraza,
no puede existir si no es a incendios,

a cuerpos
en perpetua vigilia,
infringiendo amor u otras moradas.

El poema busca espacios
rehenes a que adherirse,
lugares con huella por los que volcar la herida,
el árbol filamento
por el que las pisadas marcan
la ruta incansable
que partirá nuestras entrañas.