sábado, 27 de junio de 2015

[Obtén tu ración de privilegio]


Obtén tu ración de privilegio
por una dosis
de permanente ceguera.
Mira la pantalla. Toma la pastilla
(la pastilla, no la Bastilla).
Apresura el paso. Pesa tu peso
cada quince suturas.
Cruza de puntillas por el grito
la alambrada la deriva
el sonido curvo
de la muerte pequeña.
Relata lo banal y lo efectivo
con palmadas abiertas
con espaldas en ángulo.
Indiferénciate
sin rencores ni colores
dale una oportunidad
al conformismo.
Mira las fronteras de tus ojos
las fronteras en tus manos
el negocio en el ombligo
dónde comienza tu paso
dónde termina el aliento
lo escaso lo corto
lo crédulo lo visto lo estrecho
la inútil
y alargada sombra de tu tedio.