miércoles, 26 de junio de 2013

Hombres, hombre



Los hombres
son especialistas
versados
en múltiples materias
sus dardos duelen
a las camareras
y a las muchachas del verano.
Los hombres
convictos de su historia
prisionean su rol
hombres cazadores
vaginicidas
trileros de tres por nueve
hombres con anteojeras
apilados en las barras de los bares.
Los hombres en el extremo
del continuo
que juegan a las cartas y no lloran
se sientan en la mesa
al lado de los hombres
y reparten beneficios:
dos o tres chistes machistas
y un vídeo pornográfico.
A los hombres
que inventaron el dominio
la lucha y la sumisión
como las más simples palabras
y descubrieron
que la violencia
era una estricta forma
de avanzar
les sobran municiones
les faltan delantales
y unos ojos que miren
más allá de la piel.

Yo soy un hombre.
Yo no soy un hombre.