viernes, 14 de mayo de 2010

De nosotros.

De noches dormidas, antes de nacer,
de miedos y de trampas, de llamadas,
de saber que es inhumano, saberlo
y aún así, no poder hacer nada,
nada más que ver lo bello, y lo dulce
y pasear por andamios entre nubes.

De tantas frases no dichas, y lágrimas
no lloradas, que volvieron al refugio
amable de unos ojos. Criaturas que crearon
lo que ahora somos, tan confusos
de no poder invertir el reloj de los sueños.

De rostros cansados y miradas heridas,
del camino último, de los pasos últimos,
de no querer ser igual, que ellos, imperfectos.

De vivir, sólo de vivir, y a veces
reir desde adentro para negar lo cierto
y volver a ser, tan sólo, unas alas
aventureras que enamoran, versos indecisos,
de lo que fuimos, de lo que seremos,
inválidos seres enmedio de la nada.

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Dura la realidad, hoy más si cabe, no están los versos para el optimismo. Sí, nosotros, impotentes, desvalidos.
Abrazo.

Anele dijo...

Es de lo más triste y hermoso que te leido y te suelo leer mucho.
Én el fondo es mucho más que cuestión de ánimo.

Un beso y un abrazo.
Anele.
Rosa

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Muy lindo Eloy, y muy triste. Condiciones que hacen de tus versos un poema precioso..
Cariños!

Sara Royo dijo...

La tristeza puede ser tan bella...
Besicos.