lunes, 3 de octubre de 2016

Libertad condicional




Me siento
a la altura de un horizonte
que es tan solo
una mancha gris canosa.


Cincelo el cielo
con una uña
y llueve.


Me doy tiempo
y lugar
para el bautismo.


La pereza es el antídoto
para esta tibia
libertad condicional.