lunes, 18 de julio de 2016

Gaviotas




En los extremos de un jardín público
donde la ciudad comienza
a perder su nombre
decenas de gaviotas conjugan con sus gritos
la extrañeza del momento y el lugar.


Dos gatos las miran con desprecio
desde el balcón del primero b.

Una mujer trajina
en el contenedor de basura
mientras otra la observa
y espera su turno.


La supervivencia
se está poniendo bizarra
y cada vez más


fuera de lugar.



4 comentarios:

Omar enletrasarte dijo...

elocuentes imágenes
saludos

María Socorro Luis dijo...


...elocuentes y desgraciadamente cotidianas.

Que bueno que un poeta sepa "vestirlas también" de poesía...

Abrazo, Eloy.

Eloy Sánchez dijo...

Gracias, Omar, un saludo

Eloy Sánchez dijo...

Vida a ras de tierra, Soco, allí donde los que mandan nunca llegan. Besos.