lunes, 16 de noviembre de 2009

Atardeceres.




Son esos instantes del verano en que la luz se agota.


Los grillos atusan sus tupés y anuncian su canto letárgico en la noche.


Suenan lejanas las músicas de pueblos cercanos y los rostros exudan amor y verano.


Todavía la brisa no acaricia septiembre.


Esperan junto al camino las vides a los últimos amigos rezagados.


La belleza es nocturna y tiene aroma de antiguas hogueras.


Y la noche nos reserva sus placeres olvidados en la arena de otras costas.




Son esos instantes cuando la luz se agota y languidece el verano.


4 comentarios:

Delgaducho dijo...

Me ha encantado, se lee y se vive, te retrae inevitablemente a esos momentos descritos...
Un saludo!

Doloralfa dijo...

Lo vi y respiré, bellos versos amigo la luz se apagó lentamente y vi la noche en ellos...
Un abrazo.

BLAS dijo...

Poética instantánea y poema fotograma.

Muy hermoso.
¿Me deja seguirlo?

saludos

Beatriz Salas dijo...

Qué maravilla... me parece delicioso.
Un abrazo.