jueves, 15 de abril de 2021

Otra variante del gris

 

El gris ciénaga que estos días
caía a plomo sobre las aceras
ha dado paso como una página
de un libro inacabable
a un magma de cielo cuasi líquido
cobijando pasos de los seres sin nombre,

Parece que la primavera empuja la puerta
intenta estallar con furia de niño
en lugares que fueron desiertos en la noche.

En las sucias esquinas de extrarradio
se está gestando otro milagro
otra vuelta d tuerca infalible
que nos mantiene anclados a la raíz.
Frente a mis ojos las colinas
ofrecen una nueva escapatoria
una perspectiva a que aferrarse
cuando la mirada no encuentre un horizonte.
Yo estoy en casa
subo y bajo escaleras
para retener la luz
los gorjeos de los pájaros
y el movimiento audaz de algunas hojas
en mi azotea.


sábado, 3 de abril de 2021

Dentro de un desorden

 

Me precipité en el instante laxo
hendido por el cuero y las costumbres.

Ni las nubes recientes ofreciendo formas
de conejo ni los postres a las tres
o a las cuatro tus ojos enredados
en la atmósfera de una elipse hacia el arriba.

Éramos exploradores primeros del mundo
lanzados hacia la muerte del comercio
con las ropas subidas a lomos
de elefantes viejos que nos nombraban de lejos.

Yo llegué al cometa libre desde abajo
bombeando espumas como un mar de antes.

Y sola tú esperaste a que cerraran las tiendas
a que los transeúntes volvieran a sus casas
para verme en tus iris y reconocerte.


viernes, 19 de marzo de 2021

Tregua

 





El sol me lanzó una tregua

me dediqué a su sonrisa

su temblorosa mirada de niño

y alcé mi corazón sobre las azoteas

como un pájaro cuando avista la primavera.








martes, 16 de marzo de 2021

Mazzy Star a las cinco de la tarde

 

es el territorio extraño
al que hemos sido vomitados

el silencio hostil tras el disparo
las farolas que iluminan a los nadie

es el miedo que seca tu garganta
la noche cuando baja a recogerte

es el busto de un hombre incapaz de callar
es la leche rebosando en la cuadra
el paso atrás cuando el aliento avisa
y hay muertos que comienzan a morir

es el número diario para los idiotas
la canción repetida en el noticiario de hoy
un inmenso cardumen de pájaros
atravesando el viento a las seis

es la ola que está llegando y la ola nueva
que i n e v i t a b l e m e n t e llegará

es el ejercicio vacío en la pantalla
elegir entre cielo y asfalto una estratagema
para rescatar al amor
como estricto motivo de supervivencia



jueves, 11 de febrero de 2021

Dientes

 

En mi penúltimo sueño mis dientes
almenas gibadas en convocatorias
en blancas prisiones del sueño
y una luz lechal en los cobijos
de la bestia que era yo en el espejo
de un sueño un día ya gastado
en vueltas escondido en la maleza
donde la frente suda y el corazón se agranda.

Se alzó la urgencia
con un sonido fértil.

Mi lengua contadora
se despereza húmeda.

                                El día
planta su huella.



viernes, 29 de enero de 2021

Ls virtudes del condicional

 

Si el hombre y la mujer fueran alimento mutuo
saldría afuera a remover la tierra
a acariciar los rojos en el cielo
y eternizar su desfile
saldría a mojar mis pies en bosque
vencido por el sueño febril de los planetas
y llamaría a los animales por su nombre de animal
como en los primeros días de mundo.
Lo que intento decir es que
tengo tan poco que decir y la noche es húmeda
y tiene cuerpos tendidos y es tan difícil
respirar hasta los pies como un jaguar
ser entero y libre en un metro y
sesentaicinco de hombre occidental y burgués
así que los días acortan su vuelo y no escribo
poemas que hinquen su palabra a machetazos
así que soy un pequeño proyecto fallido
de ser humano completo y al uso
en plenas facultades de siglo.





Eso éramos nosotros

 

Cuando ya nadie sepa que te amé
y las campanas sean solo
un señuelo en fotografías ominosas.

Y te rindas al paso del féretro
como paloma urbana esperando una eutanasia
de flores secas y manzanas secas.

Cuando ya nadie responda a mis súplicas
de mí en ti y aquel nosotros fiero
quede rasgado en la punta de una ola
y sepamos que una vez fuimos fulgor
ansia por enhebrar los cuerpos en una sola tara.

Nunca un cielo se repite. Nunca
sabrán cuánto de todo hubo en aquello
pero guardo en mi caja vacía una parte
esa zona de luz que tus ojos posaron.