martes, 27 de diciembre de 2016

[No diguem res]




No diguem res.
D'aquell cel enterbolit,
d'aquell naufragi soterrat
quedem nosaltres,
personatges llunyans,
enfosquides ombres,
remor en altres vidres
que parpellegen sota la pluja.


Més enllà dels núvols
veiem les muntanyes
com llençols estesos
mirant-nos amb joia.


Hem trobat la dolça quimera
dels pactes. Hem jugat
a ser enemics que es desitgen:
la taca daurada al teu iris,
la olor de la meva suor espartana
en nits allargades com a gomes.


Oposem a la força de la inèrcia
la negació del record.
Estem sols y nus
a la vora humida on la mar
es comunica amb lo sòlid.


Som la notícia
que crema les fulles dels diaris.




miércoles, 21 de diciembre de 2016

Otras conjugaciones




errar de nuevo
errar mejor


desatender las voces que
doblegan puertas con su
cántico disfrazado de edad


los verbos descolocan
su posición en la frase y yo
camino por sendero ancho


desatar el instinto
con madejas de epidermis
 

desatender las razones que los justos
proponen como rectas
autovías


abrir los ojos hasta el lejos
y equivocarse al confundir
un pelícano con una grulla
un caballo desdentado
con una triste figura de árbol


darse al mundo
desnudo de prebendas
limpia la mirada que desune el tiempo


desgajarse dulce
como los labios de una mandarina
en una perezosa
tarde de junio





viernes, 16 de diciembre de 2016

Àncora


Sóc una àncora,
sóc el sentit literal y concret
de la paraula àncora.
Sóc l'home invisible
que aterra en espirals
i arriva tard i oblida
la cartera el dia
del seu judici,
sóc el fals testimoni
de totes les meves vides.

Tinc un paraigua
ple de cel invers,
una galleda d'aigua de mar
per si les onades
no arriven a temps
per a empènyer el somni,
una platja d'hivern
per a mi sol
on trobar-me
davant del mirall
que em degota.

En temps de pins i tocar fulles
amb els peus nus,
menteixo al temps amb l'amor
que ho fa ample,
mandrós i invisible,
com aquell amic
que imaginaven els nens
en altres pel-lícules
que jo no he vist.



martes, 13 de diciembre de 2016

El azar lanzaestrellas




En el vórtice telúrico de las repeticiones
el agua ejecuta una danza en alud.


Saben las campanas que el tiempo no se rinde
en ruinas ojerosas se descubre
que el cielo abierto es un bello trasluz.


En el transepto derecho dos cabras
aislan la brecha. El consejo cede espacios
fértiles para la comunicación.


Los homínidos duermen. Hay pinturas
enrejadas, porches con pegatinas de santos,
puertas abiertas de iglesias
y una sobremesa que expira con señales
de prohibido aparcar.


Túmulos esparcidos exigen mirada tenebrista
la luz se recoge a la hora convenida y
no hay guía que muestre una oscuridad
más exacta que la noche de un insecto.


El coche tropieza con formas bajas de estatura
como si no viera más allá de las ciudades
las formas y estructuras que alivian el chirrido rural.


De bruces la noche se aterra
canta un grillo y las dos torres solares
entrelazan sus sombras y es un grito sordo
como una ola de cuando no romper.


Tras el cristal la mullida placidez del texto
una mácula textil hacia la fiebre
enjaezada al recuerdo de un torvo placer.


El azar lanzaestrellas esparce un inédito mantra
humo o polvo, qué más da el nombre del vocablo
que intente describir la maravilla.




miércoles, 7 de diciembre de 2016

Algún crepúsculo







Esta luz de ahora,
la de hora baja
entre monte y verde envergadura,
se alimenta de silencio.
Tamiza las palabras
hasta volverlas inservibles.
Se disuelve en momentos que renacen
en cada maravillosa rutina.

Hay un río que esparce susurros
desde los tiempos del sosiego.

La noche se desnuda
para ofrecerse más cercana.

Atados a la tierra
nos desgranamos en ella,
sombra y semilla somos,
únicos y a la vez
parte del tiempo
que será una unidad de locura.



viernes, 2 de diciembre de 2016

La vida fácil




Dejar el poema sin nacer
sólo arrebato
 

lanzar campanas al subsuelo
que respiro
 

contarlo todo
salvarlo todo
lo bueno de aquella vida fácil


desterrarme de mí
borrar el ruido y el entorno


secarme en rocas
que queman
como creemos que hacen los lagartos


trazar con un enigma
un insólito decálogo del amor


caer al techo
y no al suelo
 

cuando todo reclama contractura.